Con 9 cámaras termográficas FLIR A310 f se monitorizan las temperaturas de 12 transformadores de la su propia subestación eléctrica, detectando las anomalías antes de que surja un problema. En el primer día de operación, se detectaron tres puntos calientes en transformadores.