Mediante la termografía de FLIR, una central hidroeléctrica en Buthan identifica un problema crónico en las tomas de tierra de la planta. En una instalación eléctrica, conexiones flojas y sobrecalentamientos pueden provocar fallos catastróficos. No solo en pérdidas económicas, sino también resultar un riesgo para el resto de equipos, la propia instalación y las personas que trabajan allí.