El artículo expone cómo utilizan la termografía para detectar puntos de rotura en cables industriales pesados de tensión o comunicaciones. Gracias a las cámaras termográficas FLIR y técnicas de excitación del bobinado de cable, localizan los puntos de rotura gracias a su huella térmica.