El cuerpo utiliza cámaras FLIR para lucha contra incendios desde hace más de 12 años. En este tiempo, han podido comprobar la utilidad de la termografía y la robustez de los equipos.