Las cámaras termográficas FLIR Serie K ayudan al equipo de extinción de incendios a localizar puntos calientes y a comprobar que no quedan focos de calor.