Más del 80% de los autobuses del sistema de transporte metropolitano de Lille están propulsados mediante Gas Natural y repostan combustible en la estación de autobuses. Mediante 10 cámaras termográficas FLIR A310, se ha implementado un sistema de detección temprana de incendios para estar protegidos ante la eventualidad de un incendio. El sistema es capaz de detectar un foco de incendio incipiente y está conectado a la central de alarmas, de forma que se puede actuar antes de que se extienda y llegue al depósito de gas natural.