Un termómetro de infrarrojos realiza una medición sin contacto, mientras que una cámara termográfica además de la medición de temperatura muestra una imagen termográfica, donde aparecen las propiedades térmicas de un objeto y su entorno.