Los 3 factores para conseguir máquinas industriales eficientes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Conseguir máquinas industriales eficientes es uno de los objetivos principales de los responsables de producción y de los jefes del mantenimiento de los equipos industriales. De ello depende conseguir unas líneas de producción optimizadas y sin que surjan imprevistos que acaben repercutiendo negativamente en la empresa.


La eficiencia de una máquina industrial se puede medir a partir de la relación entre el volumen de producción y el gasto que se deriva de esta. De ese modo, si queremos conseguir unas máquinas industriales eficientes tendremos que hacer que la relación entre estos dos factores esté lo más equilibrado posible.

Por ello, si nuestro objetivo es conseguir unas máquinas industriales eficientes deberemos poner nuestros esfuerzos en 3 aspectos primordiales: el funcionamiento de la maquinaria industrial, los niveles de producción y el mantenimiento de las máquinas.


1. Funcionamiento de la maquinaria industrial

Una máquina está diseñada para cumplir un propósito o una función concreta, por lo que conocer bien su funcionamiento es muy importante para sacarle el mayor rendimiento posible.

Para lograr un buen funcionamiento de la máquina también tiene que existir una buena coordinación con el trabajador que la está utilizando. Si este es capaz de conocer bien los límites de los equipos y tomas las decisiones correctas en cada momento conseguiremos unas máquinas industriales eficientes.


2. Niveles de producción

Los niveles de producción de una máquina siempre irán ligados a la velocidad a la que esta trabaja. Por lo tanto, cuanto más rápido trabaje mayor será su volumen de producción. Pero no todo es tan fácil. Deberemos ser capaces de encontrar el equilibrio idóneo para que la máquina no sufra averías por un sobreesfuerzo que acabe provocando una parada drástica de la producción. Para que esto sea posible deberemos realizar revisiones regulares, certificando que los equipos funcionan correctamente y al máximo posible de su capacidad sin que esto les afecte de forma negativa.

Para encontrar este equilibrio actualmente contamos, entre otros, con programas automatizados que nos permiten medir y calcular cuál es la relación óptima entre factores. Así, cuando detectemos una disminución del volumen de producción el programa nos permitirá efectuar las correcciones necesarias al mismo tiempo que podremos evitar problemas derivados.


3. Mantenimiento de las máquinas

Uno de los factores para conseguir máquinas industriales eficientes es su correcto mantenimiento. Con unas máquinas bien cuidadas evitaremos averías que nos obliguen a parar la producción.

Aunque siempre deberemos tener en cuenta las recomendaciones de mantenimiento del fabricante de cada equipo es importante saber avanzarnos a los posibles daños que pueda sufrir la máquina debido a su propio funcionamiento.

Hoy en día podemos clasificar el mantenimiento industrial en 3 tipos diferentes:

  • Mantenimiento correctivo, centrado en sustituir las piezas o partes de la maquinaria cuando estas estén rotas o desgastadas.
  • Mantenimiento preventivo, basado en programar acciones como inspecciones periódicas, reparaciones o comprobaciones de niveles de fluidos con el objetivo de minimizar los posibles fallos.
  • Mantenimiento predictivo, donde se realiza un diagnóstico de la maquinaria y se calcula en qué momento pueden empezar a surgir los problemas. De ese modo podemos tomar las medidas oportunas para arreglar los posibles fallos antes de que estos ocurran.
    Para este tipo de mantenimiento existen herramientas específicas, como las cámaras termográficas, que nos permiten hacer un monitoreo de las máquinas industriales sin tener que realizar una intervención directa. En el caso de la termografía, si revisamos periódicamente la temperatura de los componentes de la máquina podremos detectar los puntos de más estrés y que necesiten un seguimiento más al detalle.


Por otro lado, para conseguir unas máquinas industriales eficientes también podemos tener en cuenta la formación de los operarios de la maquinaria. Un trabajador correctamente formado y con conocimientos específicos para el manejo de un equipo conseguirá sacarle un rendimiento mayor y será capaz de detectar cualquier anomalía que pueda surgir.

Si tenemos en cuenta todos estos factores e inviertes en la tecnología adecuada, como puede ser la termografía, estamos seguros que podrás conseguir aumentar la eficiencia de tus máquinas industriales, reduciendo los costes en reparaciones e incrementando la rentabilidad de la maquinaria. Si deseas más información sobre qué es la termografía te recomendamos que leas este artículo donde explicamos todos los secretos de esta tecnología o que contactes con uno de nuestros técnicos asesores para que podamos resolver todas tus dudas.